Animación estilo videojuego retro para un proyecto que finalmente no llegó a buen puerto. La idea era hacer una animación sobre un artista mítico, en este caso Picasso, pero dándole una vuelta, algo que fuera desenfadado, llamativo y divertido. Se optó por convertir a Picasso en el protagonista de su propio videojuego, al estilo del viejo Super Mario Bros o Wonder Boy, donde se enfrentara a obras suyas para rescatar a su “princesa”, Dora Maar (una de sus musas-amantes). Una opción planteada (si hubiera avanzado el proyecto) sería la gamificación de esta intro, que en vez de vídeo el internauta pudiera realmente jugar con Picasso.

Música de Tomas Dvorak, “Gameboy tune”.

Anuncios